AFP

Al grito de "somos gente de paz", decenas de independentistas catalanes se interpusieron el sábado en Barcelona entre policías y manifestantes más radicales, consiguiendo evitar una quinta noche de batalla campal en la turística ciudad mediterránea.