AFP

Los masivos incendios en el este de Australia causaron muertos, dejaban más de 150 hogares destruidos y obligaron a miles de personas a abandonar sus viviendas.