AFP

Millones de personas en China regresaban este lunes al trabajo después de unas vacaciones prolongadas por el gobierno para frenar la propagación del nuevo coronavirus, que ha causado más de 900 muertos en el país y obligó al presidente Xi Jinping a mostrarse por primera vez en público con una máscara.