AFP

"El cáncer no espera", es lo que temen los padres de niños con esta enfermedad que padecen la escasez de medicamentos en México y que se han visto obligados a interrumpir sus tratamientos, a pesar de la promesa del gobierno de que eso ya no pasaría.