AFP

La Guardia Civil española desmanteló una fábrica ilegal de tabaco inaudita en la Unión Europea que, escondida bajo tierra, producía más de 3.500 cigarrillos de contrabando por hora.