El candidato a las elecciones presidenciales de República Dominicana, Luis Abinader

EFE

El candidato opositor a la Presidencia de República Dominicana Luis Abinader prometió este martes fijar un límite del gasto público para acabar con el déficit, si gana las elecciones del 17 de mayo próximo.

Abinader, que habló sobre sus planes económicos en un desayuno organizado por la Cámara de Comercio de España, aseguró que limitará el gasto público a la mitad de los ingresos del Estado, con el objetivo de "cerrar la brecha fiscal" en un plazo de cuatro años.

Publicidad

"Para enfrentar el déficit público, fuente principal del crecimiento de la deuda, junto al despilfarro del gasto, vamos a imponer como regla que el crecimiento del gasto público sea la mitad de los ingresos públicos", dijo el candidato del Partido Revolucionario Moderno (PRM), quien lidera las encuestas de intención de voto.

El déficit del sector público no financiero cerrará 2019 en torno del 2,3 % del producto interior bruto (PIB), según proyecciones presentadas por el Gobierno este mes.

Publicidad

Las propuestas económicas que presentó el candidato opositor se basaron en el impulso de la iniciativa privada, la reducción de impuestos y del gasto público, en especial de los "dispendios innecesarios", asociados a la burocracia y a la corrupción.

En ese sentido, citó un reciente informe del Banco Interamericano de Desarrollo según el cual un 3,5 % del PIB dominicano, cerca de 3.000 millones de dólares, "se va en corrupción y dispendio".

Por ello, subrayó la necesidad de implantar un "nuevo modelo económico" en el que la empresa privada sea el motor de crecimiento, en lugar del sector público, como ocurre ahora, con el objetivo de impulsar el desarrollo del país.

"El crecimiento sin desarrollo es inhumano", resaltó el líder del PRM, quien es también es economista y empresario.

Para modernizar la administración, Abinader prometió un plan de "burocracia cero" y la reforma de varias instituciones del Estado, algunas de las cuales, según él, están "al servicio del partido del Gobierno".

En concreto, afirmó, que dará independencia a la Junta Central Electoral, a las altas cortes y al procurador general de la República, y aseguró que dotará de un perfil comercial al servicio diplomático que, según sus palabras, ahora sirve de "botín político" para el reparto de cargos.

De cara a los inversores extranjeros, aseguró que su Gobierno defenderá la estabilidad macroeconómica, mejorará el clima de negocios y emprenderá una reforma fiscal que permitirá regularizar parte de la economía sumergida.

"Un país con un 58 % de informalidad no se puede desarrollar", agregó.

Luis Abinader se enfrentará en las elecciones del próximo 17 de mayo al oficialista Gonzalo Castillo, del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), y al expresidente Leonel Fernández, de la Fuerza del Pueblo (FP).

Publicidad

Publicidad