AFP

Bongekile Msibi exige una respuesta: en 2016 esta sudafricana de 32 años, madre de una adolescente, se enteró que no lograba quedar de nuevo embarazada porque ya no tenía útero. Se lo habían extirpado, sin su consentimiento, tras dar a luz en 2005.