AFP

En Moscú, el reconocimiento facial se ha convertido en una herramienta clave de la estrategia anticoronavirus, pese a que los detractores de esta polémica tecnología denuncien que, a largo plazo, podría acabar siendo utilizada con fines políticos.