EFE

Un total de 731 personas murieron en las últimas 24 horas por COVID-19 en Nueva York, la mayor cifra diaria registrada en este estado desde el inicio de la crisis, pero el ritmo de nuevas hospitalizaciones y de ingresos en cuidados intensivos continúa descendiendo, lo que hace pensar a las autoridades que el brote puede estar estabilizándose.