EFE

A dos días del comienzo de un ramadán que no tendrá actos públicos ni religiosos para evitar las aglomeraciones, el centro de El Cairo está abarrotado con cientos de personas que se afanan por hacerse con dátiles, dulces y especias.