Israel Internacionales - 

Laboristas sopesan aliarse con Netanyahu en Israel

El Partido Laborista de Israel someterá el domingo a votación la propuesta de unirse a un gobierno encabezado por el archirrival Benjamin Netanyahu a pesar de las reiteradas promesas de campaña de nunca sentarse con un primer ministro que enfrenta acusaciones penales.

El alguna vez poderoso partido de izquierda dominó la política israelí durante las primeras tres décadas del país, pero desde entonces ha caído a un mínimo histórico de seis escaños en el Parlamento de 120 miembros. El Likud de derecha, de Netanyahu, es la facción más grande, con 36.

Unos 3.800 miembros del comité central laborista votarán electrónicamente por la propuesta del líder del partido Amir Peretz de unirse al gobierno de unidad encabezado por Netanyahu y su principal adversario político, Benny Gantz, del centrista partido Azul y Blanco.

Después de tres elecciones nacionales en poco más de un año que acabaron en punto muerto, Gantz y Netanyahu acordaron a principios de este mes formar un gobierno de unidad para abordar la pandemia de coronavirus y la crisis económica resultante.

El desempleo se ha disparado a más de 25% desde principios de marzo, porque Israel ha obligado a la mayoría de las empresas no esenciales a cerrar para evitar la propagación del virus. El Ministerio de Salud ha reportado más de 15.000 casos y casi 200 muertes por COVID-19.

El virus causa síntomas leves a moderados en la mayoría de los pacientes, que se recuperan en unas pocas semanas, pero puede causar enfermedades graves o la muerte, particularmente en pacientes de edad avanzada o en aquellos con problemas de salud subyacentes.

Como parte de su acuerdo de unidad, Netanyahu y Gantz acordaron compartir el cargo de primer ministro, Netanyahu estaría los primeros 18 meses y Gantz los próximos 18 meses.

Está programado que Netanyahu sea juzgado el próximo mes por cargos de fraude, abuso de confianza y aceptación de sobornos. Él niega los cargos.