AFP

La policía dispersó el domingo con gases lacrimógenos frente a la Casa Blanca a manifestantes que habían desafiado el toque de queda impuesto en la capital y otras ciudades de Estados Unidos, escenario de protestas en ocasiones violentas contra el racismo y la brutalidad policial.