AFP

Mientras la economía peruana está semiparalizada desde hace 80 días por la pandemia del nuevo coronavirus, la familia Cabrera cuadriplicó sus ventas. Pero eso no se traduce en alegría: son fabricantes de ataúdes.