AFP

Cientos de tumbas fueron cavadas simbólicamente en la playa de Copacabana, en Río de Janeiro, para rendir homenaje a los miles de brasileños que murieron por el nuevo coronavirus y para denunciar la "incompetencia" de las autoridades públicas ante el avance de la pandemia.