Mayoría de los rusos aprueba enmiendas a la constitución

AP

La mayoría de los rusos aprobó enmiendas a la constitución en una votación de una semana que concluyó el miércoles, permitiendo al presidente Vladimir Putin retener el poder hasta 2036, aunque las votaciones fueron mancilladas por amplios reportes de presiones sobre los votantes y otras irregularidades.

Con la mayoría de las urnas en el país ya cerradas y 15% de los precintos contados, 71% de los votos aprobaron los cambios, de acuerdo con funcionarios electorales.

Publicidad

Por primera vez en Rusia, los centros de votación se mantuvieron abiertos durante una semana para ayudar a reducir las multitudes en el día de los comicios y para impulsar la participación en plena pandemia del coronavirus, una provisión que los críticos del Kremlin vieron como otra forma de manipular la votación.

Una masiva campaña de propaganda estatal y el fracaso de la oposición para presentar un desafío coordinado ayudaron al resultado. Irónicamente, sin embargo, el plebiscito que busca consolidar su control podría terminar erosionando su posición por los métodos poco convencionales empleados para aumentar la participación y la dudosa base legal de la consulta.

Publicidad

En la Península de Chukchi, en el extremo oriental del país, las autoridades anunciaron rápidamente los resultados preliminares completos, mostrando que 80% de los votantes respaldaron las enmiendas. En otras partes del oriente lejano, las autoridades dijeron que el respaldo fue de 70%.

Críticos del Kremlin y observadores electorales cuestionaron las cifras oficiales.

“Observamos las regiones vecinas y las anomalías son obvias, hubo regiones en las que la participación fue inflada artificialmente, hay regiones donde es más o menos real”, dijo Grigory Melkonyants, codirector del grupo de monitoreo Golos, en comentarios a The Associated Press.

Putin votó en Moscú, tras mostrarle su pasaporte a un trabajador electoral. Su rostro estaba descubierto, a diferencia de la mayoría de los votantes, que recibieron mascarillas gratis a la entrada de las urnas.

La votación pone fin a una tumultuosa saga de ocultamiento, engaño y sorpresa que comenzó enero, cuando Putin propuso por primera vez los cambios en un discurso sobre el estado de la nación. Ofreció ampliar los poderes del Parlamento y redistribuir la autoridad entre las ramas del gobierno ruso, aumentando la especulación de que podría seguir tomando las decisiones como presidente del Parlamento o presidente del Consejo de Estado cuando su mandato presidencial termine en 2024.

Putin, que ha estado en el poder más de dos decenios —más tiempo que cualquier otro líder del Kremlin desde el dictador Josef Stalin— dijo que decidirá más adelante si se presenta de nuevo en el 2024. Dijo que reajustar el conteo de términos era necesario para mantener a sus segundos concentrados en su trabajo en lugar de “buscando posibles sucesores”.

Publicidad

Publicidad