AFP

Más de 160 mineros murieron en un deslizamiento de terreno en unos yacimientos de jade en el norte de Birmania, cerca de la frontera con China, en una de las peores catástrofes de este tipo en los últimos años.