Los jueces acordaron el jueves considerar la apelación que presentó el gobierno de Donald Trump ante un tribunal menor para que el material no fuera entregado a la Cámara de Representantes, donde los demócratas son mayoría

AP

La Corte Suprema de Estados Unidos le negó al Congreso acceso al testimonio secreto que dio el fiscal especial Robert Mueller ante un jurado investigador sobre la pesquisa que hizo sobre la intromisión de Rusia en las elecciones pasadas hasta después de los comicios de noviembre.

Los jueces acordaron el jueves considerar la apelación que presentó el gobierno de Donald Trump ante un tribunal menor para que el material no fuera entregado a la Cámara de Representantes, donde los demócratas son mayoría. La decisión del máximo tribunal mantiene los documentos fuera de las manos de la legislatura al menos hasta que el caso sea resuelto, algo improbable antes del 2021.

Publicidad

Los argumentos en sí pudieran no ocurrir antes de que los estadounidenses decidan si le dan a Trump un segundo término.

El aplazamiento es una buena noticia para el presidente mientras prepara además una batalla en la Corte Suprema contra los esfuerzos del Congreso para obtener su historial bancario y otros documentos financieros. Esas causas deberán ser decididas en días o semanas.

Publicidad

La decisión del jueves significa que los jueces pudieran no tener nunca que emitir un fallo definitivo en una delicada disputa entre las ramas ejecutiva y legislativa del gobierno, si Trump pierde o los republicanos recuperan el control de la cámara baja el año próximo. Es difícil imaginarse que un gobierno del demócrata Joe Biden se niegue a entregar los documentos de Mueller o que los republicanos presionen para que se los entreguen.

La cámara baja quiere detalles no revelados sobre la investigación de Mueller sobre interferencia de Rusia en la elección del 2016.

El representante demócrata Jerrold Nadler, jefe de la Comisión de Asuntos Jurídicos, dijo que la decisión de la corte es decepcionante.

“Desafortunadamente, el presidente Trump y el secretario de Justicia (William) Barr siguen tratando de que se acabe el tiempo para cualquier tipo de rendición de cuentas”, dijo Nadler en una declaración. “Aunque confío en que sus argumentos legales fracasarán, es ahora lo más importante hacer que el presidente lo pague en las urnas en noviembre”.

Publicidad

Publicidad