AFP

Es una imagen de "fin del mundo". Cargando lo poco que quedó de sus pertenencias, los migrantes se sentían "abandonados" el jueves, en los alrededores del campamento de Moria, el mayor de Europa, reducido a cenizas por el fuego.