AFP

Tokio ha instalado en un parque unos baños públicos limpios, espaciosos y completamente transparentes. Pero, afortunadamente, las paredes se vuelven opacas en cuanto se cierra la puerta.