AFP

Los bomberos libaneses extinguieron el viernes las últimas llamas del enorme incendio declarado un día antes en el puerto de Beirut, que destruyó una importante reserva de ayuda humanitaria y avivó el trauma de la explosión de agosto.