AFP

El huracán Sally tumbó árboles, inundó calles y casas y dejó sin electricidad a cientos de miles de hogares cuando golpeó la costa del Golfo de Estados Unidos entre el martes y el miércoles, dejando lluvias torrenciales en los estados sureños de Alabama y Florida.