AFP

Las inundaciones que devastaron pueblos en el sureste de Francia y en el noroeste de Italia dejaron al menos cuatro muertos, desolación y cientos de personas damnificadas.