AFP

Desde el Imperial College de Londres se reveló el martes una primicia que plantea cuestiones éticas: investigadores británicos prevén infectar a un grupo de voluntarios con el nuevo coronavirus, para hacerles un seguimiento de cerca y avanzar en la investigación del desarrollo de la vacuna y de los posibles tratamientos contra la enfermedad.