AFP

El nuevo coronavirus consiguió lo que las organizaciones animalistas no han podido: paralizar las corridas de toros, que tienen casi más seguidores que el fútbol en Perú..