EEUU Internacionales -  22 de octubre 2020 - 13:33hs

Filial de Goldman Sachs en Malasia, acusada de corrupción

Una subsidiaria de Goldman Sachs se declaró culpable el jueves y acordó pagar más de 2.000 millones de dólares como parte de una investigación de corrupción en el extranjero vinculada al fondo soberano de Malasia 1MDB, del que saquearon miles de millones de dólares.

La empresa, Goldman Sachs Malaysia, se declaró culpable en un tribunal federal de Brooklyn. Como parte de su declaración de culpabilidad, la empresa admitió que conspiró “a sabiendas y deliberadamente” para violar las leyes estadounidenses contra el soborno.

Los fiscales de ambos países alegaron que la venta de bonos organizada por Goldman Sachs proporcionaba uno de los medios para que los asociados del ex primer ministro Najib Razak robaran miles de millones durante varios años de un fondo que aparentemente se creó para acelerar el desarrollo económico de Malasia.

En julio, el gobierno de Malasia dijo que llegó a un acuerdo de 3.900 millones de dólares con Goldman Sachs a cambio de retirar los cargos penales contra el banco por la venta de bonos que recaudaron dinero para el fondo.

La asesora jurídica de Goldman Sachs, Karen Seymour, dijo el jueves en el tribunal que los agentes y empleados de Goldman Sachs Malasia violaron la Ley de Estados Unidos sobre Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA por sus siglas en inglés) al “prometer y pagar sobornos de manera corrupta a funcionarios extranjeros para obtener y retener negocios para Goldman Sachs”.

El fondo —1Malaysia Development Berhad— fue creado en 2009 por Najib para promover el desarrollo económico. Se basó principalmente en la deuda para financiar proyectos de inversión y desarrollo económico y fue supervisado por altos funcionarios del gobierno de Malasia, según los documentos judiciales.

Najib creó el 1MDB cuando asumió el cargo en 2009, pero acumuló miles de millones en deudas y los investigadores estadounidenses alegan que al menos 4.500 millones fueron robados del fondo y blanqueados por los asociados del del ex primer ministro.

La ira pública por las acusaciones de corrupción contribuyó a la impactante derrota electoral de la coalición gobernante de Najib en mayo de 2018.