Unas 20.000 personas participaron en la marcha

AP

Miles de personas colmaron las calles de la capital de Bielorrusia el domingo, al cumplirse 12 semanas de protestas para exigir la renuncia del líder autoritario del país, siendo enfrentadas por policías que hicieron disparos al aire y lanzaron granadas de aturdimiento.

Unas 20.000 personas participaron en la marcha, calculó el grupo de derechos humanos Viasna. La protesta empezó en el sector oriental de Minsk y se dirigió a Kurapaty, una zona boscosa en las afueras de la ciudad donde más de 200.000 personas fueron fusiladas por la policía soviética durante el régimen estalinista.

Publicidad

Los manifestantes llevaban carteles con consignas como “¡La memoria del pueblo dura más que una dictadura!” y “¡Deja de torturar a tu pueblo!”.

Corearon lemas como “¡Vete!” al presidente Alexander Lukashenko, quien dice haber ganado un sexto período en las elecciones del 9 de agosto frente a la opositora Sviatlana Tsikhanouskaya, pese a amplias denuncias de fraude. Tras las elecciones estalló un movimiento de protestas que es el más amplio y sostenido en los 26 años que Lukashenko lleva en el poder.

Publicidad

El gobernante, de 66 años, ha reprimido a la oposición y a la prensa independiente, pero no ha podido poner fin a las protestas que han sucedido en Minsk y otras ciudades prácticamente todos los días, enfrentándose con policías que realizan detenciones masivas y disparan cañones lanzaguas, granadas de aturdimiento, perdigones de goma.

El Ministerio del Interior advirtió que los agentes cuentan con autorización de usar armas de fuego contra los manifestantes “en caso de ser necesario”. El domingo, la policía reconoció que agentes hicieron disparos al aire durante la protesta en Minsk “para evitar infracciones a la ley”.

Se veían en las calles de Minsk vehículos blindados por primera vez desde hace por lo menos tres meses, junto con camiones lanzaaguas y otros equipos antimotines. Fueron cerradas varias estaciones del metro y no había servicio de internet para teléfonos celulares.

La policía detuvo a más de 150 personas en Minsk y otras ciudades bielorrusas donde hubo protestas el domingo, indicó Viasna. Los policías detuvieron a varios periodistas y golpearon a varios detenidos, declararon los activistas.

“Las autoridades están tratando de tapar con más fuerza la olla de presión, pero la historia nos enseña lo que pasa en esos casos”, expresó el director de Viasna, Ales Bialiatski.

Publicidad

Publicidad