AFP

La policía francesa se enfrentaba el martes a acusaciones de uso excesivo de la fuerza después de que utilizaran gases lacrimógenos y granadas aturdidoras para dispersar un campamento informal de inmigrantes en pleno centro de París.