AFP

En las tierras desérticas de Puerto Palomas, México, un grupo de obreros trabaja sin pausa en la construcción del muro que prometió ruidosamente Donald Trump. Una obra a medias que está lejos de disuadir la migración ilegal a Estados Unidos.