AFP

Una iniciativa de varias ONGs impulsa la plantación de 200.000 árboles en distintas regiones de Brasil, uno por cada víctima de COVID-19, con el doble objetivo de ayudar a las familias a procesar el luto y contribuir con el medio ambiente.