Portugal endurece medidas ante auge del coronavirus

AP

Portugal ordenó el jueves el cierre de las escuelas por dos semanas ante un aumento de casos de coronavirus atribuido al contagio de la nueva variante de la enfermedad.

“El riesgo de que este virus se extienda por la sociedad ha aumentado”, declaró el primer ministro António Costa en conferencia de prensa.

Publicidad

“Hemos visto que en lapso de una semana la nueva variante se ha extendido significativamente”, añadió.

La proporción de casos de coronavirus causados por la nueva variante, surgida inicialmente en el sudeste de Inglaterra, aumentó de 8% la semana pasada a 20% esta semana, y podría llegar a 60% próximamente, afirmó Costa.

Publicidad

“Ante esta nueva realidad se requieren nuevas medidas”, declaró. Las escuelas cerrarán a partir del viernes.

También el jueves, la Iglesia Católica en Portugal anunció la suspensión de todas las ceremonias religiosas debido a “la extrema gravedad” de la pandemia.

Portugal sufre el promedio a siete días más alto del mundo en cuanto a casos nuevos por cada 100.000 habitantes, y la segunda tasa de decesos más alta después de Reino Unido, según datos de la Universidad Johns Hopkins.

El país de 10,3 millones de habitantes vive bajo confinamiento colectivo desde la semana pasada, pero aún así el número de casos sigue aumentando, alcanzando récords casi todos los días y abrumando a los hospitales.

Las autoridades informaron el jueves nuevos récords en cuanto a personas enfermas de coronavirus en los hospitales (5.630) y en cuanto a personas en cuidados intensivos (702). Los 221 decesos por COVID-19 las últimas 24 horas también significan una cifra sin precedente.

Hasta ahora el gobierno se ha mostrado renuente a cerrar las escuelas, pese a las presiones de padres y maestros. Argumentaba que con las escuelas cerradas, muchos niños no recibirían la alimentación apropiada. Muchos niños no tienen computadoras ni acceso a internet, ni espacios apartados en sus viviendas para poder estudiar ni adultos que les ayuden.

Costa dijo que las cantinas escolares seguirán abiertas para los niños pobres, y que los padres de niños menores de 12 años recibirán autorización para faltar al trabajo a fin de cuidarlos, y recibirán el 66% de su sueldo.

Publicidad

Publicidad