Bielorrusia Internacionales -  16 de febrero 2021 - 14:37hs

Redadas en Bielorrusia contra periodistas y activistas

Las autoridades de Bielorrusia allanaron el martes los hogares y oficinas de periodistas y activistas de derechos humanos, en la medida más reciente para sofocar las protestas contra el autoritario presidente Alexander Lukashenko.

La policía cateó las oficinas de la Asociación de Periodistas de Bielorrusia y el centro de derechos humanos Viasna, así como los apartamentos de sus miembros, y confiscó algunos de sus equipos. Más de 30 personas fueron detenidas brevemente y al menos tres permanecieron bajo custodia policial, denunciaron los activistas.

La enviada principal de Europa para los derechos humanos criticó los registros y detenciones como inaceptables.

“Las libertades de expresión, asociación y reunión deben garantizarse de acuerdo con las normas internacionales de derechos humanos”, tuiteó la comisionada de derechos humanos del Consejo de Europa, Dunja Mijatovic.

El líder de la asociación de periodistas, Andrei Bastunets, fue uno de los detenidos antes de ser puesto en libertad.

“Esta es la campaña más grande jamás vista contra periodistas y activistas de derechos humanos en Europa”, afirmó el vicepresidente de la asociación, Boris Goretsky, cuya vivienda también fue registrada. “Ha habido más de 400 detenciones de periodistas en los últimos seis meses y las autoridades no van a quedarse allí”.

Al menos 10 de los detenidos recibieron cargos penales y permanecieron bajo custodia.

Las autoridades también allanaron El martes la oficina central del centro de derechos humanos Viasna, en Minsk, y registraron los apartamentos de varios de sus activistas, incluido el jefe del grupo, Ales Bialiatski.

Hay protestas en Bielorrusia desde que Lukashenko obtuvo un sexto mandato por abrumadora mayoría, según los resultados oficiales de las elecciones presidenciales del 9 de agosto. La principal candidata de la oposición, Sviatlana Tsikhanouskaya, sus partidarios y algunos funcionarios electorales han denunciado manipulación de la votación.

Las autoridades han respondido a las protestas, la mayor de las cuales atrajo a 200.000 personas, con una represión generalizada. Según defensores de los derechos humanos, más de 30.000 personas han sido detenidas desde que comenzaron las marchas contra el gobierno de Lukashenko, quien gobierna desde 1994, y miles de ellas fueron golpeadas brutalmente.