Emiratos Árabes Unidos Internacionales -  25 de febrero 2021 - 11:19hs

Detectan gran construcción en centro nuclear israelí

Una instalación nuclear israelí parece estar pasando por su mayor proyecto de construcción en décadas, según fotos satelitales analizadas por The Associated Press.

La excavación de las dimensiones de un campo de fútbol y probablemente de varios pisos de profundidad está ubicada a pocos metros del viejo reactor en el Centro de Investigación Nuclear Shimon Peres en el desierto del Néguev, cerca de la ciudad de Dimona. En la instalación se encuentran varios laboratorios subterráneos que reprocesan las barras del reactor para obtener plutonio destinado al programa de bombas nucleares israelí.

El fin de la construcción está poco claro. El gobierno israelí no respondió a las preguntas detalladas de la AP sobre la obra. Bajo su política de ambigüedad nuclear, Israel no ratifica ni niega tener armas atómicas. Es uno de apenas cuatro países que no han firmado del Tratado de No Proliferación Nuclear, un acuerdo internacional para detener la posesión de armas nucleares.

Bajo el primer ministro Benjamin Netanyahu, Israel mantiene su crítica del programa nuclear iraní, que a diferencia del suyo es vigilado por inspectores de las Naciones Unidas. Los expertos han renovado sus reclamos de que Israel declare públicamente los detalles de su programa.

“Corresponde al gobierno israelí sincerarse acerca de lo que hace en esta planta secreta de armamento nuclear”, dijo Daryl G. Kimball, director ejecutivo de la Asociación de Control de Armas con sede en Washington.

Con ayuda francesa, Israel inició la construcción secreta de la instalación nuclear a fines de la década de 1950 en el desierto deshabitado cerca de Dimona, 90 kilómetros al sur de Jerusalén. Durante años ocultó el propósito militar del sitio a Estados Unidos, ahora su aliado principal, e incluso decía que era una fábrica textil.

Con el plutonio de Dimona, se cree que Israel es uno de los nueve países del mundo que posee armamento nuclear. Los analistas calculan que tiene material suficiente para al menos 80 bombas.

Durante décadas el plan de la instalación de Dimona no ha cambiado. Pero la semana pasada, el Panel Internacional sobre Materiales de Fisión de la Universidad de Princeton observó una “nueva construcción significativa” en fotos satelitales accesibles comercialmente, aunque se distinguían pocos detalles.

Las imágenes satelitales tomadas el lunes por Planet Labs Inc. por encargo de la AP son las más claras de la actividad hasta el momento. Al sureste del reactor, se ha abierto una excavación de 150 metros de largo por 60 de ancho. Cerca de la excavación aparece una zanja de 330 metros.

A dos kilómetros del reactor hay cajas apiladas en dos hoyos rectangulares que parecen tener bases de hormigón, de las que suelen usarse para enterrar desechos nucleares.

Otras imágenes de Planet Labs indican que la excavación comenzó a principios de 2019 y ha avanzado lentamente.

Los analistas que hablaron con AP sugirieron diversas posibilidades sobre el trabajo en el lugar.

El reactor de agua pesada del centro funciona desde la década de 1960, mucho más que la mayoría de los reactores de la misma época. Esto genera dudas sobre su eficiencia y seguridad. En 2004, soldados israelíes repartieron píldoras de yodo en Dimona en caso de que se produjera una filtración radiactiva. El yodo ayuda a bloquear la absorción de radiación por el organismo.

Esos temores podrían llevar a las autoridades a desmantelar o modernizar el reactor, según los analistas.

En esta nota: