Nueva York Internacionales -  21 de septiembre 2021 - 16:34hs

China carga en la ONU contra el militarismo y reclama más cooperación

"El éxito de un país no implica necesariamente el fracaso del otro", dijo el presidente chino, a través de un discurso grabado.

El presidente de China, Xi Jinping, cargó este martes en la ONU contra las intervenciones militares y los intentos de imponer la democracia a otros países, en una aparente crítica a Estados Unidos, y apostó por iniciar una nueva era de cooperación.

"La reciente evolución de la situación internacional ha demostrado una vez más que la intervención militar por fuerzas externas y la supuesta transformación democrática son sumamente dañinas", señaló Xi en un mensaje por video a la Asamblea General de Naciones Unidas.

El líder chino, que inicialmente no tenía previsto intervenir este año ante la ONU, lo hizo finalmente con un discurso grabado en el que no mencionó directamente a Estados Unidos, pero en el que dejó varios mensajes para Washington.

Pocas horas antes, el presidente estadounidense, Joe Biden, había defendido en el mismo escenario una "competición vigorosa" con Pekín, pero había asegurado no estar buscando "una nueva Guerra Fría ni un mundo dividido en bloques rígidos".

Xi, en ese sentido, llamó "a renunciar a los pequeños círculos excluyentes y el juego de suma cero" y pidió abordar las diferencias "mediante diálogos y cooperaciones a base de igualdad y respeto mutuo".

"El éxito de un país no implica necesariamente el fracaso del otro, porque en el mundo caben plenamente el crecimiento y el progreso conjuntos de todos los países", defendió.

Así, llamó al diálogo para "construir un nuevo tipo de relaciones internacionales" y un "verdadero multilateralismo", en un momento en el que el mundo se encuentra "ante una encrucijada histórica".

"China nunca ha invadido o atropellado a otros, ni buscado la hegemonía en el pasado, tampoco lo hará en el futuro", insistió.

Al margen de las tensiones geopolíticas, Xi abordó en su discurso otras cuestiones como la covid-19, una pandemia que el mundo superará "tarde o temprano", según insistió.

"Las vacunas son nuestra arma poderosa contra la pandemia", dijo el mandatario chino, que insistió en que deben considerarse un "bien público global" y estar al alcance de todos los países.

En ese sentido, confió en que China podrá proporcionar al mundo este año 2.000 millones de dosis de vacunas y reiteró su promesa de donar 100 millones a otros países en desarrollo.

En respuesta a las dudas planteadas por EE.UU. sobre el origen del virus, aseguró que su país seguirá apoyando el rastreo de los orígenes de la covid-19 "a base de criterios científicos" y que se opondrá "a las manipulaciones políticas".

FUENTE: EFE

En esta nota: