París Internacionales - 

Le Pen intenta cerrar filas en el congreso de su partido tras revés electoral

El partido de Le Pen ha perdido en los comercios del mes pasado un 30 % de los cargos electos que tenía hasta ahora en las regiones.

La líder de la extrema derecha francesa, Marine Le Pen, trata de cerrar filas en el congreso de su partido, la Agrupación Nacional (RN), que comenzó este sábado en Perpiñán, tras el serio descalabro electoral que sufrió en las regionales hace apenas una semana.

En el informe presentado con ocasión de la apertura de este décimo séptimo congreso, Le Pen envió un mensaje claro a los militantes que se podía ver en la cuenta de Twitter del partido: "Nuestra estrategia de unión me parece que es la única para llegar al poder y que triunfen nuestras ideas".

Con la vista puesta en las elecciones presidenciales de la primavera de 2022, el foro del fin de semana continúa hasta el punto álgido, cuando mañana por la tarde pronunciará el discurso de cierre con el que espera proyectarse en la batalla electoral de los próximos meses.

Antes de eso, será propulsada por los afiliados como candidata indiscutible al Elíseo y reelegida como presidenta de la RN, aunque también se prepara su sustitución provisional en ese puesto, ya que tiene previsto dejar las riendas de la formación mientras dure la campaña.

La reemplazará un primer vicepresidente que también será designado mañana, un puesto para el que hay dos grandes favoritos: el alcalde de Perpiñán, Louis Aliot (antigua pareja de Le Pen), y el actual "número dos" y brazo derecho de la líder, el joven Jordan Bardella (25 años).

El eurodiputado Nicolas Bay, uno de los lugartenientes de Le Pen, se esforzó en disipar la responsabilidad de la presidenta y de la dirección en los malos resultados electorales en las regionales que se celebraron el 20 y el 27 de junio.

En declaraciones al canal BFMTV, Bay afirmó que la RN había sido "la principal fuerza política víctima de la baja participación", ya que apenas un tercio de los electores acudieron a votar. Culpó al presidente francés, Emmanuel Macron, que "ha hecho lo posible para alejar a los franceses de las urnas".

El hecho es que el partido de Le Pen ha perdido en los comercios del mes pasado un 30 % de los cargos electos que tenía hasta ahora en las regiones (han pasado de 358 a 252), y no ha obtenido la victoria en ninguna de ellas.

Eso pese a las fuertes esperanzas que se habían depositado en Provenza Alpes Costa Azul, donde la izquierda pidió el voto para el candidato conservador Renaud Musselier -que fue finalmente reelegido- para evitar el triunfo de la extrema derecha.

Nicolas Bay, aun reconociendo que los resultados en las regionales habían sido "inferiores a los esperados", afirmó que no cree que haya "un problema de línea política".

Una línea que -repitió- pasa por varias ideas básicas: "hay que defender Francia contra la inmigración masiva"; "erradicar el islamismo de nuestro país", "proteger nuestra economía" y "salir del sistema actual" de la Unión Europea.

A la UE, lo que le reprocha es su pretendida orientación federal, frente a la que la RN propone "una Europa de las naciones" mediante la simple cooperación entre los países y no con instituciones con capacidad de iniciativa como la Comisión Europea.

Mientras los compromisarios estaban reunidos en el congreso, entre 1.000 y 3.000 personas -según las fuentes- se manifestaron por las calles de Perpiñán para protestar contra la extrema derecha, una acción convocada por sindicatos como la Confederación General del Trabajo (CGT) y formaciones de izquierdas.

FUENTE: EFE