Filipinas Internacionales -  17 de diciembre 2021 - 08:32hs

Un potente tifón deja al menos tres muertos en Filipinas

Las autoridades confirmaron al menos otros dos decesos relacionados con el tifón en la región de Guimaras, en el centro del país.

Al menos tres personas murieron en Filipinas tras el paso de un potente tifón que inundó aldeas, arrancó tejados, derribó árboles y dejó sin electricidad a las provincias del centro y sur del país, donde más de 300.000 residentes huyeron para ponerse a salvo antes de la llegada del meteoro, dijeron autoridades el viernes.

El tifón Rai se debilitó ligeramente tras tocar tierra el jueves en la costa sureste del país, pero se mantuvo letal y destructivo, con vientos sostenidos de 155 kilómetros (96 millas) por hora y rachas de hasta 215 km/h (133 mph), en su avance por la costa oeste hacia la provincia occidental de Palawan, antes de salir al Mar de la China Meridional, según los meteorólogos.

Las autoridades estaban evaluando el alcance de los daños y las víctimas causadas por uno de los tifones más potentes que han azotado el país en los últimos años, pero señalaron que sus esfuerzos se estaban viendo obstaculizados por los cortes de electricidad generalizados, los fallos en las comunicaciones y las carreteras atascadas con árboles caídos y escombros. Testigos describieron fuertes vientos que arrancaron tejados y derribaron árboles, mientras que otros sufrieron graves inundaciones que atraparon a los residentes en sus casas, incluyendo en las orillas de ríos desbordados.

“Nunca había vivido tal ferocidad del viento en mi vida y ni siquiera sufrimos un impacto directo", dijo Jerry Trenas, alcalde de la ciudad de Iloilo, en el centro del país, a The Associated Press por teléfono. De acuerdo con el regidor, al menos una residente falleció tras ser alcanzada por bambú derribado por la tormenta.

Los operarios limpiaban las carreteras en la ciudad costera de cerca de medio millón de habitantes, que seguía sin electricidad y con una señal de telefonía móvil errática, añadió.

Otras dos personas perdieron la vida en la provincia sureña de Bukidnon, uno tras el impacto de un árbol caído — que dejó también un herido — y otro, en la ciudad de Surigao, tras ser alcanzado por escombros, reportaron funcionarios.

Las autoridades confirmaron al menos otros dos decesos relacionados con el tifón en la región de Guimaras, en el centro del país.

La Guardia Costera rescató el jueves a residentes atrapados en aguas que les llegaban hasta el pecho en una provincia del sur donde las lluvias torrenciales anegaron aldeas. En la ciudad sureña de Cagayan de Oro, las imágenes mostraron a dos rescatistas tratando de mantener a un bebé de un mes dentro de un barreño sobre el agua y protegiéndolo de la lluvia y el viento con un paraguas.

Según Karlo Nograles, vocero presidencial, más de 332.000 personas fueron evacuadas de aldeas de alto riesgo a medida que el meteoro se acercaba por el Océano Pacífico, incluyendo casi 15.000 que fueron a centros de evacuación. En estos albergues, la aglomeración complicó los esfuerzos para mantener la distancia social luego de que las autoridades detectaron los primeros casos de la variante ómicron del coronavirus en el país. La campaña de vacunación contra el COVID-19 se suspendió en las provincias golpeadas por el tifón.

Unas 20 tormentas y tifones golpean Filipinas cada año. El archipiélago también se encuentra en el Anillo de Fuego del Pacífico, una zona de actividad sísmica, lo que lo convierte en uno de los países del mundo más propensos a los desastres.

FUENTE: Associated Press

En esta nota: