Mariángeles Muñoz

Al Centro San Juan Pablo II, ubicado en Calidonia, asisten diariamente unas 100 personas para recibir alimentos, ante la falta de recursos por la pandemia del COVID-19. A través del proyecto Corotú, un grupo de empresarios apoyan a este centro con comida preparada en restaurantes que se mantienen cerrados.