Un acordeonista que perdimos hace 19 años en la cúspide de su carrera, pero cuya herencia musical sigue intacta en el corazón del pueblo panameño, se trata de Victorio Vergara Batista.