La Ciudad del Rock vibró con el rapero canadiense Drake a pesar de la lluvia. Foto/AFP

EFE

Con un espectáculo colmado de fuerza y fuegos artificiales, en el que el público también fue protagonista a pesar de la lluvia, el rapero canadiense Drake hizo vibrar a sus fans en Rock in Río, cuya XX edición comenzó este viernes en la ciudad brasileña de Río de Janeiro.

Como si fuera parte del espectáculo, la lluvia intermitente que se venía presentando en la primera noche del mayor festival de música del mundo dejó de caer tan pronto el canadiense apareció en el escenario, pero reapareció hacia la mitad del concierto sin que eso preocupara a los asistentes.

Publicidad

Aunque el espectáculo empezó retrasado, y el cantante apenas se podía ver por la falta de luz en el escenario, Drake se ganó desde el primer momento al público brasileño, al decir que esta era su primera vez en el país suramericano donde "por fin" podían ver su "fucking" concierto.

El rapero, que no permitió que su show se transmitiera en vivo como los demás de la jornada de hoy, ni que se tomaran fotos de su presentación, no dejó de recibir ovaciones de sus fans que cantaron a viva voz con Drake temas como "Jumpman", "Know yourself" "Passionfruit" y "One dance", y que llegaron a la cúspide al final del concierto con sus mayores éxitos.

"In my feelings", "Non stop", "Money in the grave" y "God's plan" fueron los temas con los que Drake cerró su presentación en la Ciudad del Rock y con la que los asistentes vibraron hasta el último minuto a pesar del aguacero que soportaron con intervalos.

Dos escenarios acogen los principales artistas de Rock in Río este año, el palco "Sunset", que comienza en la tarde y sirve de abrebocas al "Mundo", el principal, que da la bienvenida a la noche con los conciertos de los nombres más destacados del festival.

El británico Seal cerró la programación del palco "Sunset" e hizo vibrar al público con éxitos como "Crazy y "Kiss from a rose", la canción que fue banda sonora de la película 'Batman forever' y que interpretó con su guitarra en la Ciudad del Rock.

En una presentación donde la lluvia no ahuyentó a los fans, el cantante también sorprendió al público al bajar a la platea no una sino dos veces donde integró con varios de sus fans quienes aprovecharon para tomarse fotos con él y grabarlo en vídeo con sus celulares.

Entre las atracciones de la noche destacaron el DJ Alok que no tardó en atraer al público de otros escenarios musicales de la Ciudad del Rock al ritmo de sus "bits" y de sus mezclas de techno y house.

El DJ brasileño copó la platea y puso a bailar al público con hits como "Hear Me Now", "Never Let Me Go", "Ocean", "Favela" y el recien lanzado "Innocent".

La cantante estadounidense de pop Bleta Rexha, que por primera vez hace parte de Rock in Río, animó a sus fans al llevar al escenario a un par de pasistas (bailarinas de las escuelas de samba cariocas) y cantar al ritmo de hip-hop "I'm a mess".

Ellie Goulding, la última artista en entrar a la lista del repertorio de Rock in Río al reemplazar a Cardi B, no sorprendió a los fans de la rapera y actriz estadounidense que se quedaron con las ganas de ver a su estrella.

Esta cantante de pop, con influencias de folk, electrónica y dance, conocida por "Love me like you do", canción de la película 50 tonos de gris, no logró prender del todo los motores de la platea aunque dejó sus principales temas para el final de su presentación.

En su octava edición en Río de Janeiro, y vigésima a nivel mundial, ya que también se ha realizado en Portugal, España y Estados Unidos, los conciertos están programados en dos etapas.

La primera arrancó este viernes y termina el domingo 29 de septiembre, y una segunda que comienza el jueves 3 de octubre y se extiende hasta el 6, cuando la banda británica Muse clausurará esta edición de Rock in Río.

Para este año, los organizadores proyectan que unas 700.000 personas (100.000 diarias) visiten Rock in Río, un evento que generará unos 30.000 empleos y con el que se esperan ingresos para la ciudad calculados en 1.700 millones de reales (425 millones de dólares).

Publicidad