El Partido Revolucionario Democrático fustigó en Colón las últimas instrucciones dadas por el presidente Ricardo Martinelli al procurador Giuseppe Bonissi.