Delincuentes adultos podrían estar contratando menores de edad para cometer los delitos.