El alto costo de producción y los bajos rendimientos económicos han obligado a propietarios de prestigiosas fincas dedicadas a la producción de leche grado A. Alrededor de cinco lecherías en la provincia de Chiriquí y productores han optado por cambiar de actividad. Autoridades temen una disminución en la distribución del lácteo.