En un cuarto habilitado para 52 reclusas duermen unas 92, unas en el baño y otras casi en la puerta del cuarto; esta es la situación de uno de los hogares dentro del Centro de Rehabilitación Femenina de Panamá.