Astrid Carreño

Dos hermanos chiricanos salieron de su casa en busca de peces, pero se encontraron un cráneo.