Ariel Ríos

Niños y adolescentes acamparon en una zona boscosa lejos de sus familias para aprender a convivir entre ellos mismos.