PANAMÁ Noticias -  31 de marzo 2014 - 19:40hs

Observadora de la OEA no solicitó reunión con Peñaloza, según Fiscalía Electoral

La visita de Lourdes Flores Nano, jefa de la Misión de Observación Electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA), a Panamá fue criticada por la Fiscalía Electoral a través de un comunicado. La nota firmada por el fiscal general electoral, Eduardo Peñaloza, hace énfasis en lo parcialidad de los comentarios emitidos por Flores Nano.

En la nota se detallan que las únicas visitas de funcionarios de la OEA solicitadas, y por consiguiente recibidas, en el despacho del fiscal Peñaloza, fueron dos: el 4 de febrero de 2013, por los doctores Betilde Muñoz y Rafael de Armas, acompañados por la representante de la Embajada en Washington señora Abigaíl Castro de Pérez. Y el 12 de septiembre de 2013, las doctoras Lourdes Flores y María Teresa Mellempamp.

Con este punto se busca negar que la OEA solicitó una reunión con Peñaloza. "No ha habido ni llamada, ni correo, ni comunicación alguna para solicitar una reunión con el fiscal electoral Peñaloza". Esta afirmación surge porque según publicaciones Flores Nano aseguró que "por aparentes compromisos del funcionario" no se pudo reunir con él.

Según la Fiscalía Electoral, no le corresponde a la "jefa de la Misión Observadora trate de recordarle al fiscal general electoral sus deberes, que él cumple cabalmente, y esto significa conforme al derecho que asiste a los ciudadanos amparados en las leyes, y no según los caprichos de particulares actores políticos".

La misiva se da luego de una publicación del Diario la Prensa del sábado 28 de marzo, donde Flores Nano "señaló que durante su gira por Panamá que ‘el Tribunal Electoral (TE) ha construido un gran prestigio y credibilidad institucional en la sociedad panameña…". Agregó "…y vemos con preocupación algunos intentos por minar su credibilidad (la del TE)".

En otras palabras, según la funcionaria, las críticas, denuncias y acusaciones que se hacen al Tribunal Electoral serían "intentos de minar su credibilidad", mientras que la Fiscalía no corre con igual consideración: por lo visto, a la Fiscalía habría que cantarle la cartilla de sus deberes.