EFE

El turismo "olímpico" ha llegado también a las favelas de Río de Janeiro, aunque las comunidades no han registrado el "boom" de visitantes que esperaban y se han quedado muy lejos de las cifras del Mundial de Brasil 2014.