EFE

"Me siento nacida de nuevo", son las palabras que ha pronunciado la marroquí Samira Benhar después de haberse sometido a tres intervenciones quirúrgicas para reconstruir su rostro deformado por una enfermedad genética, que le causó rechazo social y problemas en su país.