El mayor logro cultural del 2018.

Daisy Serracín

Me siento en la compu y simplemente no sé cómo iniciar esta nota. Solo sé que el orgullo y la nostalgia me han invadido . Orgullo porque en el 2011 obtuve mi segundo trabajo y resultó ser algo más grande de lo que lograba dimensionar en esa época.

Estaba trabajando en el MICI dentro del Proyecto Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de Panamá. Proyecto que ha logrado que la UNESCO reconozca, hasta ahora, dos de nuestras expresiones culturales como patrimonio de la humanidad. Primero el sombrero pintao (2017) y ahora las expresiones rituales y festivas de la cultura congo (2018). Y pues sí, la nostalgia me llega al recordar todas las experiencias vividas durante este recorrido, en el tiempo en el que pude aportar en esta gran misión.

Publicidad

Tuve la gran oportunidad de ser productora y editora de los productos audiovisuales que se generaron durante esa época . Hoy día las tomas logradas y las entrevistas realizadas durante mi estancia en el proyecto forman parte del video que se entregó a la UNESCO en el cual se explica en qué consiste esta manifestación cultural. ¡Así que imagínense mi emoción!

Publicidad

Combined Shape Created with Sketch.

Literalmente, toy’ que brinco en una pata

Al terminar el año siempre nos ponemos a recordar lo mejor que nos ha pasado, y aunque esto parece más un TBT, 2018 ha sido el año en el que se ve frutos de lo sembrado desde hace tanto tiempo, y simplemente no me cabe en el pecho el orgullo que tengo encima jajajajaja .

Muchas personas han sido parte de este logro, y algunas de ellas ya no están con nosotros, pero son héroes anónimos que fueron parte de este gran reconocimiento internacional.

Una de las personas con las que tuve la oportunidad de reencontrarme ha sido con Emma Gómez, hoy día la Coordinadora General del Proyecto Salvaguardia, quien nos cuenta que el beneficio de este reconocimiento “es tan intangible como el conocimiento mismo, eleva la autoestima de quienes lo practican; realza la diversidad cultural de nuestro país y reconoce siglos de esfuerzo de una comunidad que celebra una temporada para recrear sus luchas, su libertad y los nuevos retos que debe enfrentar.”

Pero el impacto que tiene en la sociedad panameña es tal, que se puede ver desde el punto de vista de la cultura como factor de desarrollo sostenible, aumentando las oportunidades de potenciar las expresiones culturales en distintas escalas económicas, siempre y cuando sea bien trabajado y sin alterar la esencia de la manifestación cultural.

Mucho se habló de este tema en los medios durante el día en que esto fue noticia, pero exactamente ¿qué fue lo que reconoció la UNESCO?, Emma nos cuenta que el expediente que tiene el resguardo de esta manifestación incluye toda su cultura festiva y ritual tanto en temporada congo como en su vida diaria, pues es un modo de vida.

Para este 2019 está en lista de espera la evaluación del “Programa ecológico y cultural del Festival de las tortugas marinas de Armila" (en Guna Yala) para que también sea parte del Patrimonio de la Humanidad. Pero este proceso es largo, puesto que las postulaciones tienen un tiempo de evaluación de aproximadamente 2 años: “se entrega en marzo de cada año y se evalúa en diciembre del año siguiente”, nos indica la Coordinadora General del proyecto.

Al pedirle a Emma que enviara un mensaje a los panameños que heredamos este reconocimiento, nos dejó estas hermosas palabras:

Combined Shape Created with Sketch.

Que se sientan comprometidos con su historia y el traspaso de sus expresiones.

"A la familia congo, una felicitación y un mensaje de paz y hermandad entre los diversos grupos congos de los cinco distritos de Colón y apoyo a sus hermanos congos de los reductos de Curundú, Chepo y Chilibre (y alrededores) y a los de la Chorrera y las nuevas proyecciones en Bocas del Toro, porque teniendo un entorno distinto, con todo en contra, siguen luchando para que su cultura no muera."

2018 nos ha dejado muchas alegrías, retos y enseñanzas, pero definitivamente lo mejor en el ámbito cultural, ha sido este reconocimiento de la humanidad para Panamá y saben que… yo estuve ahí, formé parte de esta gran experiencia. Gracias por leerme, que tengan un súper 2019 y

¡a bailar congo se ha dicho, carajo!

Ver más
Daisy Serracín

Milenial. Rebelde con causa. Estudié producción audiovisual para romper la línea recta de médicos y abogados en mi familia. Amante de la fotografía y el intercambio cultural. He realizado estudios en administración y recursos humanos, lo que me llevó a conocerme mejor y entender con más facilidad a los demás. Creativa y soñadora, pero sin dejar de pisar tierra.

Tuve la oportunidad de trabajar en un proyecto cultural, enamorándome aún más de mi Panamá.

Con herencia de dos países diferentes y con ansias de compartir conocimiento y vivencias a través de mis fotos, inicio Shot Cultural, para crear una comunidad de diversidad e intercambio entre etnias, religiones y culturas.

Publicidad

Publicidad