AFP

En los últimos años se han vendido miles de cámaras ocultas en Corea del Sur, disimuladas en objetos anodinos, como bolígrafos o encendedores. Pero ahora las autoridades tienen a estos vendedores en la mira, alarmadas por el escándalo de vídeos de mujeres grabadas sin su consentimiento.