AFP

En una playa de Río de Janeiro unas esculturas de arena de mujeres con prominentes nalgas atraen a turistas y curiosos, pero una asociación pretende prohibirlas alegando que alientan el turismo sexual.